miércoles, 21 de marzo de 2012

Hoy


Casi que me había abandonado
Estaba entretenido deteniendo el tiempo
Buscando en otro lenguaje
Viejas fórmulas para contar historias

Hoy,
No escribo porque sea el día de la poesía
Ni porque me lo haya pedido tu boca.

Escribo por el sonido de aquella mirada
             Por lo primaveral del otoño
             La temperatura de los corazones
             El crecimiento constante

Hoy,
No escribo para ser leído
Ni para que algún día me recuerdes

Escribo para que subamos
                            Al platillo volador
             Para que corramos desnudos por el campo
             Donde sembramos y nace la flor. 




1 comentarios:

Guido Tonelli dijo...

Escritos por necesidad...y por necedad. Del espiritu de hablar...del decir esquivo que en las palabras se calma.

Un abrazo.

Guido
http://enelalmaunaenredadera.blogspot.com.ar/

Publicar un comentario